Historias Viajeras

…lugares, comidas, y algo más…


2 comentarios

Un pedacito de Egipto en Madrid

Una Foto Viajera en Madrid, España…

Templo de Debod

En el corazón de Madrid, rodeado de unas hermosas vistas de la ciudad, se encuentra el templo egipcio de Debod. Este templo data del siglo IV AC, está dedicado a los dioses Amón e Isis, y estaba situado originalmente en el sector que en la actualidad se encuentra bajo las aguas de la Represa de Asuán, al sur de Egipto. En 1960, la UNESCO realizó un llamado internacional para salvar los edificios y monumentos que iban a quedar sumergidos, y es debido a la ayuda que prestó España en ese momento que Egipto le regaló este tempo al pueblo español.  El templo de Debod fue desmontado y trasladado en bloques a Madrid, donde fue reconstruido y abierto al público en 1972.


2 comentarios

Una mañana de paseo por Pisa

Una Historia Viajera en Pisa, Italia…

Recorrer la Toscana italiana significa descubrir belleza e historia a cada paso, y la ciudad de Pisa no es la excepción. Ubicada en la desembocadura del río Arno, Pisa es una de las ciudades más importantes de la región, y es mundialmente famosa por su torre inclinada. Pero Pisa es mucho más que eso: edificios que denotan un pasado de grandeza, modernas construcciones, prestigiosas universidades, una hermosa ribera… vení con nosotros a conocer Pisa!

Catedral y torre campanario en Pisa…

La tranquila costanera de Pisa, sobre el río Arno…

Pisa es una ciudad orgullosa de su pasado. A lo largo de su historia pasó por manos griegas, etruscas, y romanas, y durante la Edad Media vivió su época de mayor esplendor, gracias a su ubicación privilegiada en el centro de las comunicaciones marítimas y terrestres. Esto la convirtió en una potencia que afirmó su supremacía gracias al dominio de los mares en los siglos XI y XII. Es justamente durante ese período de esplendor que comienza la construcción del conjunto monumental conocido como Piazza dei Miracoli, o Plaza de los Milagros.

Piazza dei Miracoli o Plaza de los Milagros

La Plaza de los Milagros constituye el centro de la vida religiosa y civil de Pisa, y está conformada por cuatro edificios religiosos: la Catedral, el Baptisterio, la torre-campanario, y el Camposanto.

La Catedral de Santa Maríaes uno de los mejores exponentes de la arquitectura románica-pisana. Si bien su construcción se inició en el año 1064, no fue finalizada hasta mediados del siglo XIII.

Catedral de Pisa

Techo artesonado de la Catedral

La catedral pisana posee una planta de cruz latina, ornamentada por hermosos mosaicos, frescos, y mármoles blancos y verdes…

Púlpito de Giovanni Pisano, con representaciones de la vida de Cristo.

En 1595, un gran incendio  destruyó gran parte de las obras de arte de la catedral, pero, afortunadamente, la “joya” de la catedral, el púlpito realizado por Giovanni Pisano en el siglo XIV, sobrevivió al fuego.

Otro de los edificios que conforman el conjunto de la Plaza de los Milagros es el Baptisterio, construido entre los siglos XII y XIII.

Interior del Baptisterio: con una circunferencia de 107,25 m, es el baptisterio más grande de Italia..

De planta circular y      rodeado por columnas en sus dos niveles, el baptisterio cuenta con ventanales panorámicos en el piso superior, al cual se accede por escalera. Desde allí se tiene una hermosa vista de la Catedral y de todo el conjunto de la Plaza de los Milagros…

Vista de la Catedral desde lo alto del Baptisterio… detrás se asoma la famosa “torre de Pisa”…

Junto a la Catedral, se encuentra el acceso al Camposanto monumentale, cuya construcción comenzó en el año 1277. El Camposanto posee una planta rectangular que se despliega alrededor de un hermoso espacio verde, desde donde ingresa la luz que ilumina los sepulcros a través de grandes ventanales…

La paz del Camposanto de Pisa…

Camposanto monumentale

En el interior del Camposanto, además de sarcófagos, lápidas, y demás monumentos funerarios, se pueden apreciar frescos de importantes artistas pisanos. Lamentablemente, gran parte de los murales se perdieron en los bombardeos que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez finalizada la guerra, se iniciaron los trabajos de restauración, que continúan aún en la actualidad.

¡La famosa Torre de Pisa!

Y para completar el conjunto, no podemos dejar de mencionar el símbolo de Pisa: ¡la famosa torre! El campanile, o torre-campanario, es conocido mundialmente por su inclinación de 3,97 metros. Bonanno Pisano estuvo a cargo de la construcción, que se inició en 1173. Al poco tiempo, ya se podía observar que la torre comenzaba a inclinarse debido a que los cimientos eran muy débiles y el suelo era inestable. Para que su reputación como arquitecto no se viera afectada, Pisano ordenó detener las obras. La construcción se continuó casi cien años después…

Es imposible no sorprenderse de lo inclinada que está la torre…

Giovanni di Simone continuó la obra, buscando compensar la inclinación de la torre construyendo verticalmente los cuatro pisos superiores… pero ésta no fue una buena decisión: el campanile seguía inclinándose! Luego de una larga interrupción, Tommaso Pisano retoma las obras y finaliza la construcción del campanario,inaugurado finalmente en 1372.

Turistas “posando” para la típica foto en Pisa, sosteniendo la torre para que no se caiga…

El campanile junto a la Catedral…

Pero la torre siguió moviéndose, tanto que llegó a alcanzar 5,1 metros de inclinación para 1918! A lo largo de su historia, trataron de “salvarla”, pero para 1993 la inclinación llegó a los 4,47 metros, por lo que la torre se cerró al público. Desde ese momento, se han encarado distintas obras para recuperar la torre: se le colocaron barras de plomo a modo de contrapeso y cables de acero de 100 m de largo que la recorren por dentro. Además,  la torre se fijó al suelo por medio de una serie de anclas enterradas a 40 m de profundidad. Todas estas medidas parecen haber funcionado, ya que la inclinación de la torre se detuvo, y en el 2001 fue reabierta al público.

Piazza dei Cavalieri
Monumento a Cosimo I de Medici frente al Palazzo della Carovana.

La Plaza de los Milagros es la “estrella” de Pisa gracias a su famosa torre, pero hay mucho más para ver: las viejas murallas y torres medievales que protegían la ciudad, los bellos edificios de la ribera, o la hermosa Piazza dei Cavalieri. La Plaza de los Caballeros fue el centro político de Pisa en la Edad Media, pero en el siglo XVI fue reconstruida por Giorgio Vasari al estilo renacentista  de los Medici que dominaban la ciudad.

Pisa es una pequeña ciudad con mucho para ofrecer, una ciudad donde lo antiguo y lo moderno se cruzan, donde a cada paso podemos descubrir un pasado glorioso. Si está en tus planes visitar la Toscana, Pisa es una ciudad que no podés dejar de conocer!

Algunos consejos para visitar Pisa…

  • Podés visitar Pisa contratando un tour desde distintos puntos de la Toscana, principalmente desde Florencia, pero también se puede llegar en avión (Aeropuerto Internacional Galileo Galilei), o en tren (Estación Pisa Centrale). Como es una ciudad pequeña, se recorre fácilmente en medio día.
  • Para poder ingresar a los edificios de la Plaza de los Milagros, hay que comprar un ticket que incluye el acceso a la Catedral, el Baptisterio, y el Camposanto.
  • Para poder subir a la torre campanario, se puede ir directamente a la torre, y ver en qué horarios quedan cupos disponibles para subir (información en la boletería). Otra opción muy recomendable es reservar la entrada con anticipación en http://boxoffice.opapisa.it/Torre/index.jsp (página en inglés o italiano únicamente), ya que los turnos de ascenso a la torre son cada 15 minutos, y para grupos pequeños.

¿Sabías que…

…la torre de Pisa no es la torre más inclinada del mundo? El “edificio más inclinado del mundo”, según el Libro de Records Guinness, se encuentra en Suurhusen, un pequeño pueblo de Alemania. La torre de la iglesia de Suurhusen tiene una inclinación de 5,07 metros, mientras que la de Pisa tiene 3,97.


2 comentarios

Un día en Tomás Jofre, pueblo gastronómico…

Una Historia Viajera en Tomás Jofre, Buenos Aires…

El tiempo se detuvo en Tomás Jofre…

En el corazón del partido de Mercedes, a 98 kilómetros de Buenos Aires, se encuentra Tomás Jofre, un pueblo al que cientos y cientos de personas se acercan cada fin de semana para disfrutar de la buena comida, los productos regionales, y el ritmo tranquilo de la vida de campo.

…paseando por las calles de Tomás Jofre…

Tomás Jofre nace en 1902, cuando familias de inmigrantes edifican los primeros ranchos y almacenes de ramos generales, algunos de los cuales aún se conservan. Unos años después, llega a la zona el abogado Tomás Jofre, quien realiza un desvío del Tren Saenz para que llegue hasta el nuevo pueblo bautizado en 1911 como Jorge Born (nombre del propietario de la inmobiliaria que loteó la zona). La nueva estación de tren es llamada Tomás Jofre, y es allí cuando comienzan las confusiones sobre el verdadero nombre del pueblo, que aún hoy la mayoría conoce por el nombre de su estación: Tomás Jofre.

Almuerzo campestre

Todos los sábados, domingos, y feriados, las calles de Tomás Jofre se llenan de gente atraída por la fama que este pueblo se supo ganar gracias a la excelente gastronomía de sus restaurantes de campo, que ofrecen riquísimas pastas caseras, empanadas, y todo tipo de carnes al asador.

¡Ríquisimos quesos y salames caseros!

Pero no todo es comida: en Tomás Jofre se pueden realizar cabalgatas y paseos en carreta, así como también visitar su feria alrededor de la plaza, donde encontramos todo tipo de artesanías campestres, y también salames y quesos caseros.

…salames caseros…

…viejo buzón…

Tomás Jofre es un paseo ideal para el fin de semana. Caminar por sus calles es volver atrás en el tiempo, es disfrutar de un día a ritmo pausado, y de un hermoso lugar rodeado de campo, de gente cálida que ofrece sus artesanías, y de  riquísimas comidas caseras: más que buenos motivos para hacerse una escapada a Tomás Jofre!

Los fines de semana, la plaza se llena de gente: algunos toman mate, otros visitan la feria, otros juegan al fútbol… todos disfrutan!

Cómo llegar:

Desde Capital Federal, tomar el Acceso Oeste hasta bajar en la salida de ruta 5 a Mercedes. Por esta ruta, seguir hasta el km 91, y allí doblar a la izquierda 7 km más hasta llegar al acceso a Tomás Jofre.