Historias Viajeras

…lugares, comidas, y algo más…


4 comentarios

5 lugares imperdibles en Londres

Una Historia Viajera en Londres, Inglaterra…

Típica postal londinense en la Plaza de Trafalgar

La capital de Inglaterra es una de las ciudades que reciben mayor cantidad de turistas por año en el mundo entero. La variedad de sitios para ver y recorrer es muy amplia, por lo que podríamos estar horas escribiendo sobre qué hacer en Londres. Por eso decidimos seleccionar los 5 lugares que más nos impactaron, y que –a nuestro humilde criterio- ningún viajero debería dejar de ver en una primera visita a esta gran ciudad. ¡Aquí van!

1. No sabemos si es por su historia, por su arquitectura, por haber sido escenario de las más sangrientas ejecuciones públicas, o simplemente por los secretos que esconden sus muros, pero la Torre de Londres (Tower of London) es definitivamente uno de nuestros lugares predilectos de esa ciudad.

La Torre de Londres vista desde el Río Támesis

La “Torre” es en realidad un complejo conformado por distintas murallas, torres, y demás dependencias que fueron edificándose a lo largo del tiempo alrededor de la estructura central. Ésta es conocida como la Torre Blanca (White Tower), y fue construida allá por el siglo XI durante el reinado de Guillermo el Conquistador.

Los habitantes más famosos de la torre…

Desde sus orígenes, la Torre de Londres ha tenido diversas funciones: fue residencia real, fortaleza, arsenal, y prisión. Durante siglos, ser enviado a “la Torre” era sinónimo de traición a la corona, además de una  condena a muerte asegurada. Actualmente, la Torre es una de las visitas obligadas en Londres, y hablando de visitas, son los Beefeaters quienes guían a los turistas y les cuentan todos los secretos de este maravilloso lugar. Además, los Beefeaters tienen una función importantísima: cuidar y atender a los habitantes más importantes de la Torre, los cuervos… Cuenta la leyenda que si los cuervos fueran a desaparecer, la Torre se desplomaría, y con ella también caería el reino. Para evitar que esto suceda, a los cuervos de la Torre se les corta el extremo de una de las alas… ¡No hay que tentar a la suerte!

…escuchando el interesante relato de los Beefeaters, que nos cuentan todos los secretos de “la Torre”…

2. A orillas del Río Támesis se encuentra uno de los lugares que más nos asombró de Londres: el Teatro Globe de Shakespeare (Shakespeare’s Globe Theatre).

…mientras esperamos que empiece la función, bien cerquita del escenario… ¡apoyados sobre el escenario para ser más precisos!

Cae el sol, la gente se prepara para ingresar…

El Globe es una réplica del teatro de 1599 donde William Shakespeare y su compañía representaban sus obras. Ubicado en lo que en ese entonces eran las afueras de la ciudad, ese primer edificio fue destruido por un incendio. Durante muchísimos años Londres no contó con ninguna sala que recordara al gran dramaturgo, hasta que en 1997 el actual Globe fue inaugurado, manteniendo el estilo y las formas de la antigua construcción. El Teatro de Shakespeare ofrece visitas guiadas en inglés (entregan folletería en español), pero lo que realmente vale la pena es asistir a una de las funciones que se brindan desde Mayo a Octubre. Los precios son muy accesibles (¡a partir de 5 libras!), y la experiencia de ser parte de una obra de teatro escrita por el gran William -o alguno de sus contemporáneos- no tiene precio… y sí, decimos “ser parte” porque en el Globe los actores interactúan con el público, haciéndonos sentir, aunque sea por un rato, como si estuviéramos en los tiempos de Shakespeare.

El Teatro de Shakespeare

Los claustros de Westminster Abbey

3. La Abadía de Westminster (Westminster Abbey) es uno de los templos más antiguos de Londres, así como también el más famoso. Sede de las coronaciones reales desde el año 1066, en la abadía se encuentran las tumbas de la mayoría de los reyes ingleses y de una gran cantidad de personalidades británicas. Si bien cada rincón de la abadía sorprende por su arquitectura, llama especialmente la atención la sillería del coro del siglo XVI, el Trono de San Eduardo –trono de coronación del siglo XI-, y los claustros. Además, en el interior de la abadía hay un sector dedicado a los escritores ingleses más destacados, el Poets’ Corner o Rincón de los Poetas. Aquí están las tumbas de Geoffrey Chaucer, Charles Dickens, y Rudyard Kipling, entre otros, así como también lápidas conmemorativas de aquellos escritores cuyos restos descansan en otras partes de Inglaterra: Jane Austen, las tres hermanas Brontë, Blake, Coleridge, T.S. Elliot, Lewis Carroll, John Keats, John Milton, Oscar Wilde, y William Shakespeare, son sólo algunos de los poetas recordados en este rincón.

La Abadía de Westminster desde uno de los laterales

4. Coincidiendo con las más de 5 millones de personas que anualmente lo visitan, elegimos el Museo Británico (British Museum) como otro de los “imperdibles” de Londres.

Interior del Museo Británico

Parte de las esculturas del Partenón de Atenas.

Es el tercer museo más visitado del mundo. después del Louvre en París y del Metropolitan Museum en Nueva York. Podríamos pasar un día entero admirando las más de 7 millones de piezas que conforman la colección del Museo Británico, pero un par de horas son suficientes para recorrer las principales salas y detenernos en las secciones más destacadas: Antigua Grecia y Antiguo Egipto. Allí vamos a encontrar una gran cantidad de relieves y esculturas pertenecientes al Partenón de Atenas, colosales monumentos traídos de Egipto, y la “estrella” del museo: la Piedra Rosetta, que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios.

Detalle de la famosa Piedra Roseta, que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios.

La Catedral de San Pablo y su hermosa cúpula

5. Otro de los imperdibles es la Catedral de San Pablo (Saint Paul’s Catedral) que, con sus 110 metros de altura, es una de las iglesias más altas del mundo, justo por detrás de la Basílica de San Pedro (Vaticano) y la Catedral de Sevilla (España). Construida por Sir Christopher Wren luego del Gran Incendio que afectó a Londres en 1666, la Catedral de San Pablo alberga en su cripta las tumbas del Almirante Nelson, Winston Churchill, y el mismísimo Sir Wren, entre otros. Pero no es ese el motivo de nuestra elección… Tampoco lo es el hecho de que aquí se hayan celebrado grandes acontecimientos como la boda del Príncipe Carlos y Lady Di

Hemos elegido a Saint Paul’s Cathedral entre los 5 imperdibles de Londres principalmente por su cúpula. El ascenso se hace en etapas y, si bien es un poco demandante, vale la pena.  Tras subir unos 257 escalones, llegamos hasta la Galería de los Susurros, llamada así por su increíble acústica que permite escuchar hasta las más suaves palabras pronunciadas en cualquier lugar de la cúpula… nosotros lo probamos, y realmente se oye perfecto! Tras unos 119 escalones más, llegamos hasta la Galería de Piedra, desde donde se puede observar en detalle la parte externa de la cúpula. Pero lo mejor se encuentra 152 escalones después, en la Galería Dorada, donde nos espera una gran sorpresa: espectaculares vistas de 360° de Londres!

¡Increíbles vistas desde lo alto de la Catedral!

El Puente de la Torre, un símbolo de Londres, visto desde la cúpula de San Pablo.

Anuncios


6 comentarios

El Mercado Central de Florencia

Una Historia Viajera en Florencia, Italia…

El amor por la buena comida es prácticamente una religión para los italianos. No hay pueblo de Italia, por pequeño que sea, que no tenga un mercado donde comprar los productos más frescos y variados… Y la bellísima ciudad de Florencia no es la excepción. Muy cerca de la Iglesia de San Lorenzo, se encuentra el Mercato Centrale, uno de los mercados más antiguos de Europa.

…verduras frescas y coloridas…

El Mercado Central de Florencia es uno de los más grandes del continente, y esto se debe a que fue construido para reflejar la grandeza de la ciudad en aquel entonces. Entre los años 1865 y 1871 Florencia fue capital de Italia, motivo por el cual se incrementó la población. Con tanto crecimiento, el mercado de la Loggia del Porcellino –que aún hoy funciona- no era lo suficientemente grande para abastecer a la ciudad. Además, para abrir el espacio necesario para la construcción de la Plaza de la República debió demolerse el Mercado Viejo. El gobierno florentino planificó entonces la construcción de nuevos mercados cubiertos, entre ellos en Mercado de San Lorenzo.

Pastas con sello florentino

…de compras por el Mercato Centrale

La edificación del Mercado de San Lorenzo se le encargó al arquitecto Giuseppe Mengoni, reconocido por la realización de la famosa Galería Vittorio Emanuele II en Milán. Para 1874, el Mercado de Florencia quedó oficialmente inaugurado durante una exposición internacional de agricultura. Desde aquel momento, en el Mercato Centrale podemos encontrar una gran variedad de puestos especializados en pastas, carnes, frutas y verduras, quesos, fiambres, y mucho más.

¡Qué ganas de probar todo!

En las calles aledañas al Mercato Centrale funciona una extensión del tradicional mercado, donde la estrella no es la gastronomía sino los productos realizados en cuero. Todos los días, cientos de turistas recorren este mercado callejero en busca del mejor cuero italiano a muy buenos precios. Allí también se puede adquirir todo tipo de souvenirs o recuerdos de Florencia.

En las inmediaciones del Mercado Central funciona este mercado callejero, ideal para comprar cuero italiano!

Visitar el Mercado Central es una forma de sumergirse en la cultura de Florencia, una ciudad bellísima donde la gastronomía ocupa un lugar primordial… ¡qué mejor entonces que pasear por su mercado!

En el Mercado de San Lorenzo se pueden comprar desde “pequeños” souvenirs…

Información útil:

  • El Mercado Central de Florencia está situado frente a la Piazza del Mercato Centrale, entre la Via dell’Ariento, Via San’Antonio, y Via Panicale. Se puede visitar de lunes a viernes de 7 a 14 hs, o los días sábados de 7 a 17 hs. Los domingos y días festivos el mercado se encuentra cerrado.

…hasta “grandes” recuerdos!


2 comentarios

24 horas en Venecia (segunda parte)

Una Historia Viajera en Venecia, Italia…

Aquí podés leer la primera parte de esta nota: https://historiasviajeras.wordpress.com/2012/08/07/24-horas-en-venecia-primera-parte/

Las góndolas, un símbolo de Venecia…

La zona de Rialto, por ser la parte más alta de la ciudad, fue el primer núcleo urbano de Venecia. En las inmediaciones del Puente de Rialto -construido en 1588- funciona un mercado de frutas y verduras, ideal para degustar productos locales. Desde el Puente de Rialto se obtienen unas hermosas vistas del Gran Canal…

Una vez que cruzamos el puente,  seguimos nuevamente las flechas, ahora camino a Plaza San Marcos. Al llegar a ella, es importante recordar que Venecia fue una gran potencia marítima durante la Edad Media, y que toda su riqueza de ese entonces se ve reflejada en la calidad artística de sus edificios. Con esto en mente, ingresamos al salón más hermoso de Europa, según palabras de Napoleón…

La Basílica de San Marcos forma parte del “salón más hermoso de Europa”…

La Plaza San Marcos es el centro de la vida social veneciana. Rodeada por una bella galería, aquí podemos escuchar música en vivo en alguno de los tradicionales cafés, o simplemente dejarnos maravillar ante tanto esplendor: la Plaza San Marcos está enmarcada por la Basílica homónima, el Campanario, el Palacio Ducal, y la Torre del Reloj, entre otros edificios…

Los cafés de la Plaza San Marcos son tan tradicionales en Venecia como los paseos en góndola…

La Basílica de San Marcos, construida entre los siglos IX y XI, es una obra maestra de la arquitectura Bizantina. Su mayor tesoro son los más de 4.000 m² de mosaicos! Su construcción comenzó en el año 828 para albergar los restos del apóstol San Marcos, traídos desde Alejandría y colocados debajo del altar, sobre columnas de mármol y alabastro.

La Basílica y las famosas palomas de la Plaza San Marcos

Campanile

Junto a la Basílica se encuentra el Campanile o torre-campanario, que con sus 98,5 metros, es el edificio más alto de la ciudad. La actual torre no es la original, ya que en 1902 la estructura del siglo XVI se derrumbó, entonces debió ser reconstruida. Por ser el la edificación de mayor altura, el campanario es el punto panorámico más importante de la ciudad: se sube en ascensor para obtener unas vistas de 360° de Venecia!

Siguiendo nuestro recorrido por la Plaza San Marcos, nos encontramos con el Palacio Ducal, sede del gobierno veneciano. Desde allí, unos 120 dogi o dux gobernaron Venecia durante casi un milenio. El Palazzo Ducale fue edificado en el siglo IX como un castillo fortificado, pero fue reconstruido entre 1340 y 1419. Además de sede del gobierno y residencia del dux, el Palacio era utilizado antiguamente como corte de justicia y prisión.

Columnas de San Marcos y San Teodoro

Seguimos caminando hacia el Gran Canal y llegamos a Piazza Ducale, donde podemos ver dos columnas construidas en 1172: la de San Marcos (Santo Patrono de Venecia) y la de San Teodoro (antiguo Patrono de Venecia).

Continuando nuestro paseo, nos encontramos con el famoso Puente de los Suspiros, construido en el siglo XVII. Su función era la de conectar el Palacio Ducal con la vieja prisión. El particular nombre de este puente se debe a que, luego de ser juzgados y sentenciados en el Palazzo Ducale, los prisioneros se dirigían a los calabozos para cumplir con su condena, y a través de las pequeñas ventanas del puente veían por última vez la hermosa Venecia… de allí los suspiros…

Puente de los Suspiros

Paseo costanero en Venecia

Junto al Gran Canal se extiende un amplio paseo costanero donde se ubican algunos de los hoteles y restaurantes más caros. Pero si igual queremos disfrutar sin gastar demasiado, podemos tomar unos ricos spritz (aperitivo típico de la región) o unas birras (cervezas) bien frías, mientras caminamos junto al Gran Canal…

Se termina el día en Venecia…

Cuando cae el sol, Venecia cambia por completo… no hay casi turistas, la tranquilidad reina, y muchas calles quedan vacías, por lo que es recomendable cenar en algún restaurante cercano al lugar donde nos alojemos.

Las últimas 12 horas…

…ropa secándose al sol…

Es nuestra última mañana aquí en Venecia. Elegimos volver hacia la zona de Plaza San Marcos, pero haciendo un camino distinto alejándonos de las calles más transitadas. La ruta que elegimos nos muestra otra cara de Venecia: la de los venecianos. Mientras paseamos vemos a las señoras haciendo sus compras, a los vecinos charlando de balcón a balcón o tendiendo la ropa al sol… Pudimos ver una ciudad distinta, más real…

Mosaicos en la Basílica de San Marcos

Aprovechamos también para ingresar a la Basílica de San Marcos y para ascender al Campanile… Nos despedimos de Venecia con las mejores vistas de esta ciudad única, que enamora con sus góndolas, sus canales, y sus palacios… Venecia nos sorprendió a cada paso, regalándonos escenas que parecen sacadas de una postal…

Hermosas vistas de Venecia desde lo alto del Campanario

Algunas recomendaciones…

Timbres venecianos

* Si vas a viajar a Venecia con equipaje (no nos referimos al equipaje de mano, sino a maletas grandes), es importante elegir un hotel cercano a la estación de trenes o a Piazzale Roma para no tener que cargas valijas al subir y bajar puentes…

* Algo bastante peculiar de Venecia es que en los puntos de Información Turística, los mapas de la ciudad no son gratuitos… sí, los mapas de Venecia se cobran! Los hoteles sí entregan mapas gratuitos a sus huéspedes.

* Las calles de Venecia son como un gran laberinto, por lo que es muy difícil recordar por cuál calle pasamos o dónde queda algún sitio que nos llamó la atención. Es por esto que te recomendamos lo siguiente: si al pasar por una tienda ves algo que te gusta, ¡compralo!

Los canales de Venecia quedan vacíos al atardecer…

 


4 comentarios

¡Un cappuccino, por favor!

Una Delicia Viajera en Italia…

Si te gusta el café, y estás paseando por alguna ciudad de Italia, sería casi un crimen no hacer una pausa para disfrutar de un riquísimo cappuccino. Esta tradicional bebida italiana se popularizó en todo el mundo allá por la década del ’50, pero sus comienzos son mucho más antiguos…

Terminando el día con un cappuccino en Roma

Cuenta la historia que en el año 1683, luego de que el asedio turco a Viena culminara con la Batalla de Viena, los turcos derrotados abandonaron sus sacos de café antes de dejar la ciudad. Los austríacos prepararon el café de sus enemigos, pero como les resultó muy fuerte, le agregaron un poquito de crema y miel para hacerlo más suave. El resultado final fue un café de color similar al hábito de los monjes capuchinos, del cual tomaría su nombre esta bebida. Algunos dicen que en realidad el nombre de este tipo de café se debe a que quien lo creó fue un monje capuchino llamado Marco D’Aviano. Con el tiempo, se fue remplazando la crema por leche y la miel por cacao o canela…

Dejando la historia a un lado, lo cierto es que –según los expertos- el secreto para un buen cappuccino está en la técnica, no en los ingredientes. Para su preparación es fundamental contar con uno de los grandes inventos italianos, la máquina de café expresso, ya que ese tipo de café es la base para el cappuccino.

Entonces, ¿cómo se prepara un buen cappuccino? Por un lado, debemos preparar un café expresso bien intenso. Por el otro, necesitamos una máquina de esas que sueltan vapor de agua para poder calentar la leche, además de darle textura. Al calentar la leche con el vapor, también le estamos dando algo fundamental para el cappuccino: espuma de leche. Incorporamos entonces la leche caliente al café expresso, dejando que la espuma caiga suavemente al final. Para terminar, podemos espolvorear cacao en polvo o canela sobre la espuma. En muchos bares de Italia, con el cacao o la canela se decora la espuma para dar un toque final al cappuccino

…una pausa para un rico cappuccino después de andar todo el día por las calles de Milán…

¿Sabías que… la máquina de café expresso fue patentada por un empresario italiano llamado Luigi Bezzera en 1901? El señor Bezzera estaba cansado de que sus empleados perdieran tiempo preparando café, entonces diseñó esta máquina que permite una producción rápida y continua de café, sin que éste pierda su sabor y aroma. Unos años más tarde, Bezzera le vende su patente a Desiderio Pavoni, quien comercializa la máquina de café expresso, instalándola en bares y restaurantes.


4 comentarios

Una iglesia muy particular…

Una Historia Viajera en Galicia, España…

Esta Historia Viajera nos lleva a la Península Ibérica, más precisamente a La Toja, en la provincia gallega de Pontevedra. La Toja es una pequeña isla que se encuentra ubicada en la Ría de Arousa. Un puente de principios del 1900 une La Toja con el continente, y permite que cada verano cientos de visitantes pasen sus vacaciones en esta isla. Fuera de la temporada, sin embargo, La Toja cuenta con poco menos de 100 habitantes permanentes.

…calles que parecen ondularse…

En La Toja, además de sus lindas playas, nos encontramos con una iglesia un tanto particular…

Ermita de San Sebastián

La ermita de San Sebastián fue construida en el siglo XII, y está dedicada a San Caralampio y a la Virgen del Carmen. Hasta aquí, esta pequeña iglesia no presenta ninguna característica fuera de lo común… exceptuando un pequeño detalle: el exterior de la ermita se encuentra completamente revestido con conchas de vieira!

Miles de conchas de vieira revisten el exterior de esta iglesia…

El revestimiento llega hasta lo alto del campanario!

El interior de la iglesia es muy sencillo y simple, pero su aspecto externo es muy singular, y esto la convierte en una de las iglesias más particulares de toda España… aunque este tipo de revestimiento exterior no es inusual en Galicia, principalmente en la zonas cercanas a las rías. Durante muchos años, antes de que existieran los materiales de construcción necesarios para aislar y proteger las paredes, en los pueblos costeros de Galicia se utilizaban las conchas de vieira para revestir y preservar los muros de la humedad propia de las rías. Esta curiosa forma de proteger las viviendas aún hoy puede observarse en algunas de las casas más antiguas en los pueblos que están sobre las rías y, por supuesto, en la ermita de la Isla de La Toja que hoy estamos conociendo.

Ermita de San Sebastián, La Toja.

Además de visitar este singular templo, en la Isla de La Toja se pueden realizar otras actividades. Este balneario cuenta con playas, varios hoteles de muy buen nivel, un pequeño centro comercial, baños termales, campo de golf, puerto deportivo, y casino. Asimismo, La Toja es reconocida por su fábrica de jabones, y por sus 25 hectáreas de bosques justo en el corazón de la isla.


Deja un comentario

Sombras en la Piazza del Duomo

Una Foto Viajera en Florencia, Italia…

El conjunto de la Catedral, el Campanile, y el Baptisterio, en la Piazza del Duomo, es una de las postales más famosas de Florencia. El revestimiento de mármoles blancos, verdes, y rosados, da a estos edificios un aspecto uniforme, a pesar de haber sido construidos por diferentes arquitectos y en distintos períodos.

El Duomo o Catedral de Santa María de las Flores es una de las iglesias católicas más grandes del mundo. Su construcción, a cargo del arquitecto Di Cambio, comenzó a fines del siglo XIII. Sin dudas, lo más llamativo de la Catedral de Florencia no es el edificio en sí, sino su cúpula, construida por Brunelleschi. Junto al Duomo, se ubica el Campanile, iniciado por Gioto y concluido por Pisano para 1359. Esta torre-campanario es considerada una de las más hermosas de toda Italia por sus proporciones y su ornamentación. Frente a la Catedral se encuentra el Baptisterio de San Giovanni, que data del siglo XI. Aquí se encuentra una copia de la famosa “Puerta del Paraíso”, de Ghiberti –la original se encuentra en el Museo de la Catedral de Florencia-.

…sombras en la Piazza del Duomo

Estos tres edificios son majestuosos, y están ubicados a muy poca distancia entre sí, por lo que fotografiarlos juntos es una tarea bastante difícil. Es por eso que elegimos esta foto: la sombra del Baptisterio sobre la fachada de la Catedral, el Campanile, y el hermoso cielo de Florencia…


Deja un comentario

Tower Bridge, un emblema londinense

Una Foto Viajera en Londres, Inglaterra…

Al este de la ciudad, sobre el río Támesis, se encuentra uno de los símbolos más reconocidos de Londres: el Tower Bridge, o Puente de la Torre. Con casi 120 años de historia, este puente de estilo victoriano se ha convertido en uno de los sitios más fotografiados de la capital inglesa.

El Tower Bridge sobre el río Támesis

A finales del siglo XIX, la población en el sector este de Londres aumentó considerablemente, y debido al intenso tránsito en la zona portuaria, cruzar el río se hacía cada vez más complejo. La City of London Corporation fue la encargada de construir un puente sobre el río Támesis que no interrumpiera el tráfico fluvial. Luego de un concurso en el cual se presentaron más de 50 diseños, el arquitecto Jones y el ingeniero Barr fueron los elegidos para construir el Tower Bridge.

Las obras comenzaron en 1886, y se extendieron durante 8 años. En aquel momento, el Puente de la Torre era el puente levadizo más largo del mundo; sus brazos, accionados por máquinas de vapor, sólo tardaban un minuto en elevarse hasta un ángulo máximo de 86°. Actualmente, los brazos levadizos funcionan con energía eléctrica, pero las máquinas de vapor originales se conservan en la Sala de Máquinas Victorianas que puede visitarse en la exposición del Tower Bridge. En la parte superior del puente, se encuentran las antiguas pasarelas peatonales, diseñadas para que los londinenses pudiesen cruzar el puente cuando los brazos levadizos se elevaban. Debido a que la mayoría de la gente prefería esperar a que el puente se cerrara en lugar de subir y bajar escaleras, en 1910 las pasarelas se cerraron al público. Hoy en día, como parte de la exposición, estas pasarelas pueden visitarse, mientras se disfruta de unas increíbles vistas de Londres.

Para más información sobre la exposición del Tower Bridge, www.towerbridge.org.uk 

¿Sabías que… mucha gente confunde el Puente de la Torre (Tower Bridge) con el Puente de Londres (London Bridge)? Ambos se ubican en la misma zona, pero el de la Torre se encuentra justo frente a otro de los emblemas de la ciudad: la Torre de Londres (Tower of London), de ahí el nombre del puente.