Historias Viajeras

…lugares, comidas, y algo más…


4 comentarios

5 lugares imperdibles en Londres

Una Historia Viajera en Londres, Inglaterra…

Típica postal londinense en la Plaza de Trafalgar

La capital de Inglaterra es una de las ciudades que reciben mayor cantidad de turistas por año en el mundo entero. La variedad de sitios para ver y recorrer es muy amplia, por lo que podríamos estar horas escribiendo sobre qué hacer en Londres. Por eso decidimos seleccionar los 5 lugares que más nos impactaron, y que –a nuestro humilde criterio- ningún viajero debería dejar de ver en una primera visita a esta gran ciudad. ¡Aquí van!

1. No sabemos si es por su historia, por su arquitectura, por haber sido escenario de las más sangrientas ejecuciones públicas, o simplemente por los secretos que esconden sus muros, pero la Torre de Londres (Tower of London) es definitivamente uno de nuestros lugares predilectos de esa ciudad.

La Torre de Londres vista desde el Río Támesis

La “Torre” es en realidad un complejo conformado por distintas murallas, torres, y demás dependencias que fueron edificándose a lo largo del tiempo alrededor de la estructura central. Ésta es conocida como la Torre Blanca (White Tower), y fue construida allá por el siglo XI durante el reinado de Guillermo el Conquistador.

Los habitantes más famosos de la torre…

Desde sus orígenes, la Torre de Londres ha tenido diversas funciones: fue residencia real, fortaleza, arsenal, y prisión. Durante siglos, ser enviado a “la Torre” era sinónimo de traición a la corona, además de una  condena a muerte asegurada. Actualmente, la Torre es una de las visitas obligadas en Londres, y hablando de visitas, son los Beefeaters quienes guían a los turistas y les cuentan todos los secretos de este maravilloso lugar. Además, los Beefeaters tienen una función importantísima: cuidar y atender a los habitantes más importantes de la Torre, los cuervos… Cuenta la leyenda que si los cuervos fueran a desaparecer, la Torre se desplomaría, y con ella también caería el reino. Para evitar que esto suceda, a los cuervos de la Torre se les corta el extremo de una de las alas… ¡No hay que tentar a la suerte!

…escuchando el interesante relato de los Beefeaters, que nos cuentan todos los secretos de “la Torre”…

2. A orillas del Río Támesis se encuentra uno de los lugares que más nos asombró de Londres: el Teatro Globe de Shakespeare (Shakespeare’s Globe Theatre).

…mientras esperamos que empiece la función, bien cerquita del escenario… ¡apoyados sobre el escenario para ser más precisos!

Cae el sol, la gente se prepara para ingresar…

El Globe es una réplica del teatro de 1599 donde William Shakespeare y su compañía representaban sus obras. Ubicado en lo que en ese entonces eran las afueras de la ciudad, ese primer edificio fue destruido por un incendio. Durante muchísimos años Londres no contó con ninguna sala que recordara al gran dramaturgo, hasta que en 1997 el actual Globe fue inaugurado, manteniendo el estilo y las formas de la antigua construcción. El Teatro de Shakespeare ofrece visitas guiadas en inglés (entregan folletería en español), pero lo que realmente vale la pena es asistir a una de las funciones que se brindan desde Mayo a Octubre. Los precios son muy accesibles (¡a partir de 5 libras!), y la experiencia de ser parte de una obra de teatro escrita por el gran William -o alguno de sus contemporáneos- no tiene precio… y sí, decimos “ser parte” porque en el Globe los actores interactúan con el público, haciéndonos sentir, aunque sea por un rato, como si estuviéramos en los tiempos de Shakespeare.

El Teatro de Shakespeare

Los claustros de Westminster Abbey

3. La Abadía de Westminster (Westminster Abbey) es uno de los templos más antiguos de Londres, así como también el más famoso. Sede de las coronaciones reales desde el año 1066, en la abadía se encuentran las tumbas de la mayoría de los reyes ingleses y de una gran cantidad de personalidades británicas. Si bien cada rincón de la abadía sorprende por su arquitectura, llama especialmente la atención la sillería del coro del siglo XVI, el Trono de San Eduardo –trono de coronación del siglo XI-, y los claustros. Además, en el interior de la abadía hay un sector dedicado a los escritores ingleses más destacados, el Poets’ Corner o Rincón de los Poetas. Aquí están las tumbas de Geoffrey Chaucer, Charles Dickens, y Rudyard Kipling, entre otros, así como también lápidas conmemorativas de aquellos escritores cuyos restos descansan en otras partes de Inglaterra: Jane Austen, las tres hermanas Brontë, Blake, Coleridge, T.S. Elliot, Lewis Carroll, John Keats, John Milton, Oscar Wilde, y William Shakespeare, son sólo algunos de los poetas recordados en este rincón.

La Abadía de Westminster desde uno de los laterales

4. Coincidiendo con las más de 5 millones de personas que anualmente lo visitan, elegimos el Museo Británico (British Museum) como otro de los “imperdibles” de Londres.

Interior del Museo Británico

Parte de las esculturas del Partenón de Atenas.

Es el tercer museo más visitado del mundo. después del Louvre en París y del Metropolitan Museum en Nueva York. Podríamos pasar un día entero admirando las más de 7 millones de piezas que conforman la colección del Museo Británico, pero un par de horas son suficientes para recorrer las principales salas y detenernos en las secciones más destacadas: Antigua Grecia y Antiguo Egipto. Allí vamos a encontrar una gran cantidad de relieves y esculturas pertenecientes al Partenón de Atenas, colosales monumentos traídos de Egipto, y la “estrella” del museo: la Piedra Rosetta, que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios.

Detalle de la famosa Piedra Roseta, que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios.

La Catedral de San Pablo y su hermosa cúpula

5. Otro de los imperdibles es la Catedral de San Pablo (Saint Paul’s Catedral) que, con sus 110 metros de altura, es una de las iglesias más altas del mundo, justo por detrás de la Basílica de San Pedro (Vaticano) y la Catedral de Sevilla (España). Construida por Sir Christopher Wren luego del Gran Incendio que afectó a Londres en 1666, la Catedral de San Pablo alberga en su cripta las tumbas del Almirante Nelson, Winston Churchill, y el mismísimo Sir Wren, entre otros. Pero no es ese el motivo de nuestra elección… Tampoco lo es el hecho de que aquí se hayan celebrado grandes acontecimientos como la boda del Príncipe Carlos y Lady Di

Hemos elegido a Saint Paul’s Cathedral entre los 5 imperdibles de Londres principalmente por su cúpula. El ascenso se hace en etapas y, si bien es un poco demandante, vale la pena.  Tras subir unos 257 escalones, llegamos hasta la Galería de los Susurros, llamada así por su increíble acústica que permite escuchar hasta las más suaves palabras pronunciadas en cualquier lugar de la cúpula… nosotros lo probamos, y realmente se oye perfecto! Tras unos 119 escalones más, llegamos hasta la Galería de Piedra, desde donde se puede observar en detalle la parte externa de la cúpula. Pero lo mejor se encuentra 152 escalones después, en la Galería Dorada, donde nos espera una gran sorpresa: espectaculares vistas de 360° de Londres!

¡Increíbles vistas desde lo alto de la Catedral!

El Puente de la Torre, un símbolo de Londres, visto desde la cúpula de San Pablo.

Anuncios


Deja un comentario

Tower Bridge, un emblema londinense

Una Foto Viajera en Londres, Inglaterra…

Al este de la ciudad, sobre el río Támesis, se encuentra uno de los símbolos más reconocidos de Londres: el Tower Bridge, o Puente de la Torre. Con casi 120 años de historia, este puente de estilo victoriano se ha convertido en uno de los sitios más fotografiados de la capital inglesa.

El Tower Bridge sobre el río Támesis

A finales del siglo XIX, la población en el sector este de Londres aumentó considerablemente, y debido al intenso tránsito en la zona portuaria, cruzar el río se hacía cada vez más complejo. La City of London Corporation fue la encargada de construir un puente sobre el río Támesis que no interrumpiera el tráfico fluvial. Luego de un concurso en el cual se presentaron más de 50 diseños, el arquitecto Jones y el ingeniero Barr fueron los elegidos para construir el Tower Bridge.

Las obras comenzaron en 1886, y se extendieron durante 8 años. En aquel momento, el Puente de la Torre era el puente levadizo más largo del mundo; sus brazos, accionados por máquinas de vapor, sólo tardaban un minuto en elevarse hasta un ángulo máximo de 86°. Actualmente, los brazos levadizos funcionan con energía eléctrica, pero las máquinas de vapor originales se conservan en la Sala de Máquinas Victorianas que puede visitarse en la exposición del Tower Bridge. En la parte superior del puente, se encuentran las antiguas pasarelas peatonales, diseñadas para que los londinenses pudiesen cruzar el puente cuando los brazos levadizos se elevaban. Debido a que la mayoría de la gente prefería esperar a que el puente se cerrara en lugar de subir y bajar escaleras, en 1910 las pasarelas se cerraron al público. Hoy en día, como parte de la exposición, estas pasarelas pueden visitarse, mientras se disfruta de unas increíbles vistas de Londres.

Para más información sobre la exposición del Tower Bridge, www.towerbridge.org.uk 

¿Sabías que… mucha gente confunde el Puente de la Torre (Tower Bridge) con el Puente de Londres (London Bridge)? Ambos se ubican en la misma zona, pero el de la Torre se encuentra justo frente a otro de los emblemas de la ciudad: la Torre de Londres (Tower of London), de ahí el nombre del puente.


7 comentarios

Estofado de carne con “dumplings”

Una Receta Viajera en Londres, Inglaterra…

Cuando estuvimos en Inglaterra, no teníamos muy en claro con qué nos íbamos a encontrar a la hora de comer, ya que aquí por Sudamérica, en general, la comida inglesa no es muy reconocida. Fue una grata sorpresa la que nos llevamos al llegar a Londres, cuando fuimos probando distintos platos tradicionales, y todos estaban riquísimos! Eso sí, nada de restaurantes turísticos o cadenas internacionales: para probar las comidas típicas, lo mejor es ir a los pubs donde los londinenses almuerzan! Allí se pueden degustar platos variados bien tradicionales por poco dinero…

Típico pub londinense donde se puede comer el menú del día, que suele ser un plato tradicional inglés.

Queríamos compartir con ustedes la receta de uno de los primeros platos que probamos: el estofado de carne con “dumplings”… ¿Pero qué son los dumplings? Son trozos de masa, elaborados con harina, papa, o pan, que se cocinan en el líquido de una sopa o estofado. También pueden ser de una masa dulce para servirse con un postre, e incluso pueden ir rellenos con alguna fruta. Son una parte importante de la gastronomía inglesa, y se suelen servir acompañando el típico estofado de carne que hoy preparamos.

Este es el estofado de carne con dumplings que probamos en Londres…

Este delicioso estofado con dumplings se puede probar en cualquier pub londinense… o simplemente podés seguir nuestra  receta y prepararlo en casa!

Estofado de carne con dumplings (Beef stew with dumplings)

…preparando los vegetales…

Ingredientes para el estofado (para 2 personas):

400 gramos de carne de ternera

2 papas medianas para el estofado y 2 papas grandes para el puré

1 zanahoria

2 cebollas

1 puerro

330 ml de cerveza Guinness u otra cerveza similar

½ litro de caldo vegetal

2 tomates frescos y ½ lata de puré de tomates

Sal y pimienta

Ingredientes para los dumplings:

…cebollitas en la olla…

125 gr de harina común

1 cucharadita de polvo de hornear

1 pizca de sal

60 gr de aceite

Agua: cantidad necesaria para formar la masa

Comenzamos con la preparación…

…agregamos las zanahorias, las papas, y los tomates…

Primero cortamos la carne en pequeños trozos, le agregamos sal y pimienta, la rebozamos con harina, y la marcamos en una cacerola con un poco de aceite, a fuego fuerte. Una vez que está dorada, sacamos la carne de la cacerola y la reservamos. En la misma olla, rehogamos la cebolla. Cuando esté transparente, agregamos el puerro, y después las papas y las zanahorias cortadas en trozos.

…incorporamos el caldo de verduras y la cerveza Guinness!

Mientras que los vegetales se cocinan, cortamos los tomates. Luego los agregamos a la olla, junto con el puré de tomates. A los 10 minutos de cocción, incorporamos nuevamente la carne que teníamos reservada. Agregamos el caldo de verduras, y la cerveza; tapamos la cacerola, y dejamos que cocine a fuego medio durante 60 minutos.

¡Así de tentador queda el estofado cuando le agregamos la cerveza!

¡Los dumplings a la olla!

Aprovechamos el tiempo de cocción para hervir las papas para el puré (se sirve como acompañamiento) y para preparar los dumplings… Colocamos la harina, el polvo de hornear, una pizca de sal, y el aceite en un bowl. Comenzamos a amasar y vamos agregando agua, hasta formar una masa espesa, y con esa masa vamos a formar pequeñas bolitas… Cuando el estofado está casi listo, agregamos estas bolitas de masa a la preparación. Tapamos nuevamente la olla, y dejamos cocinar en el caldo del estofado unos 15 minutos.

¡Ya está casi listo el estofado!

Cuando los dumplings están cocidos (esponjosos por dentro y húmedos por fuera), el estofado ya está listo para servir… ¡Ahora sólo queda disfrutar!

¡Así queda el estofado de carne con dumplings, listo para llevar a la mesa!