Historias Viajeras

…lugares, comidas, y algo más…


4 comentarios

Cuando la Patagonia se viste de traje

Una Historia Viajera en Chubut, Patagonia Argentina…

     Para contarles esta historia, tenemos que retroceder en el tiempo unos tres años. Estábamos de viaje por la Patagonia, y un día, tomando mate en Puerto Patriada, a orillas del Lago Epuyén, Leo me dice: “¿Y si nos vamos a ver pingüinos?” Con ir “a ver pingüinos” él se refería a ir a Punta Tombo, a “tan sólo” unos 880 kilómetros de distancia! Por supuesto, no lo dudamos ni un segundo, y después de recorrer varios lugares en la región de los lagos, finalmente partimos desde Esquel y cruzamos el desierto patagónico con un único objetivo: ¡ir a Punta Tombo a ver pingüinos!

Punta Tombo, la mayor colonia continental de pingüinos de Magallanes del mundo.

Ubicada en la provincia de Chubut, la Reserva Natural de Punta Tombo es el hogar de la mayor colonia continental de pingüinos de Magallanes del mundo. Cada año, en el mes de Septiembre, casi un millón de pingüinos llegan a esta reserva con un único fin: aparearse, para luego tener allí sus crías.

En Punta Tombo se puede ver bien de cerca el comportamiento de los pingüinos…

Con el comienzo de la primavera en el hemisferio sur, Punta Tombo comienza a recibir a los miles y miles de pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus) que conforman esta gran colonia. Los machos son los primeros en llegar, ya que son los encargados de preparar el nido… Si tuvieron cría el año anterior, vuelven al mismo nido, y lo arreglan para que esté listo cuando llegue la hembra.

Pingüinos dentro de su nido

Tanto el macho como la hembra se turnan para empollar los huevos, buscar alimento, y luego cuidar de los pequeños pingüinos. A partir de Noviembre nacen las crías, que alcanzan su madurez a los 90 días aproximadamente. A finales de Marzo, cuando por estas latitudes comienza el otoño, las crías ya están lo suficientemente maduras para nadar hacia aguas más cálidas junto a sus padres.

¡La curiosidad de los pingüinos es tan grande como la nuestra!

Los pingüinos magallánicos no son animales muy grandes, ya que miden entre unos 40 y 50 cm de alto…

¡Imposible no sentirse un gigante!

Uno de los grandes atractivos de Punta Tombo es que uno puede ver los pingüinos bien cerca, y así sentirse un gigante entre estos pequeñitos…

La cercanía con los pingüinos hace de Punta Tombo un lugar imperdible…

Los pingüinos tienen prioridad…

La visita a la reserva se hace a través de distintos senderos señalizados que nos permiten observar de cerca el comportamiento de los pingüinos. Al ingresar a Punta Tombo, nos recibe el Guardafauna para brindarnos toda la información necesaria sobre esta especie, además de explicarnos cómo debe ser nuestro comportamiento dentro de la reserva:

  • no debemos salirnos de los caminos que están demarcados con piedras blancas;
  • no debemos molestar ni tocar a los pingüinos, ya que si bien son animales pacíficos, pueden sentirse amenazados e intentar defender a sus crías dándonos un fuerte picotazo;
  • si hubiera pingüinos dentro del sendero, ellos tienen la prioridad de paso.

Con estas reglas en mente, nos dedicamos a recorrer la reserva…

En los sectores de más “tránsito” de pingüinos hay pasarelas de madera para poder seguir recorriendo sin molestarlos…

Pasarelas en Punta Tombo

… las crías se mostraban curiosas y juguetonas…

…algunos pingüinos juegan a las escondidas debajo de las pasarelas…

¡A este pingüino le gusta posar para la cámara!

…nos observaban a nosotros con el mismo interés que nosotros a ellos…

¿Quién observa a quién?

Los adultos van y vienen al mar para buscar alimentos para sus crías…

El tiempo se nos pasó volando mientras disfrutábamos de este espectáculo natural… Punta Tombo nos sorprendió por su hermoso paisaje, pero fundamentalmente por la posibilidad de observar bien de cerca a estos bellos y divertidos animalitos. Es definitivamente un lugar de nuestra Patagonia que nadie debería dejar de conocer… ¿Qué esperás? Ya comenzó la temporada!!!

Información útil:

Punta Tombo dista unos 118 km de Trelew y 170 km de Puerto Madryn. Se pueden contratar excursiones desde ambas ciudades, o también se puede ir en vehículo propio. Desde Puerto Madryn, tomar la RN 3 hacia  Trelew. Desde allí, tomar la RP 25 hacia Rawson, y  luego de 7 km se encuentra el empalme con la RP 1 que conduce a Punta Tombo. Esta última parte del camino es de ripio (unos 60 km), pero se encuentra en buen estado. Importante: cargar combustible en Trelew, ya que en el camino no hay estaciones de servicio.

Además de los pingüinos, en Punta Tombo se puede disfrutar del hermoso paisaje patagónico…

Anuncios